Regala una gift card y no lo pienses más. ¡pero no lo pienses más!

Pablo 27 diciembre, 2014 0


default._V192576324_-e1280457734198

Ya que estamos de vuelta en Navidades mantengámonos en clima de abrazos, cariños y, sobre todo, regalos un poquito más y hablemos de un fenómeno que se ha ido desarrollando durante los últimos años y que, parece, haber conquistado un gran numero de consumidores a la hora de escoger sus presentes: nos referimos a la Gift card, sea cual sea, de una tienda de ropa, de una librería, de una tiende electrónica etc…

Pero, antes que todo, demos un paso atrás para recorrer la trayectoria de este extraño, frio y, sinceramente, sin personalidad obsequio que está tan de moda hoy en día. Tan de moda sobre todo en tiempos  como estos de crisis (no económica, no), sino de extrema ansiedad por los regalos que quedan por poner debajo del árbol.

El hábitat de la Gift Card son, obviamente, las grandes tiendas masivas: lugares donde se juntan marcas diferentes y posibilidades variadas de compras. Desde herramientas electrónicas a cosas para el hogar, pasando por las imperecedera prendas de ropa. Reyes y reinas de el universo Gift card son, solo por hacer algunos ejemplos europeos, marcas como H&M, Zara, Forever21, Corte Inglés, Media Markt, Ikea entre otras… Aunque, y esto no hará felices quienes hayan optado por una Gift card esta Navidad, resulta que los lugares perfecto para el utilizo de estas tarjetas son los humildes supermercados. Muchos productos, precios accesibles, Gift Cards baratas.

Si es verdad que todos padres en algún momento ceden y la búsqueda activa del regalo para la prole deja el paso a la simple entrega de un sobre con dinero, impacta que, prácticamente, ya una gran cantidad de personas haga lo mismo para solucionar el lío de los “regalos”. Porque, si en el caso de los padres se entiende el gesto que, de alguna forma, simboliza una primera independencia del hijo al tener dinero en efectivo; en el segundo resulta preocupante que entre amigos que comparten una condición paritaria se acuda a esta practica totalmente impersonal por pura pereza imaginativa.

Hay solo otro punto que añadir: como muchas otras cosas extrañas en nuestras existencias es indudablemente cómoda, en el sentido que nos ahorra la fatiga del pensar.

my united health care